Tomografía Helicoidal Multislide

¿Que es la Tomografía Computada?
La Tomografía Axial Computada (TAC) es una técnica de diagnóstico que nos permite visualizar imágenes seccionadas por planos de todo el cuerpo.
La imagen obtenida se basa en la emisión de rayos x, que atraviesan al paciente desde distintos ángulos, y que son absorbidos de distinta forma según la densidad de los tejidos del organismo por los que pasa. La radiación resultante es recogida por un sistema de detectores y posteriormente reconstruida por un ordenador que la transforma en una sola imagen de un plano axial concreto.

¿Para que sirve?
La TAC proporciona imágenes muy precisas de los tejidos blandos, que se ven mal con la radiografía convencional, así como de los huesos y de las áreas que rodean a éstos. Se pueden ver conductos, vasos sanguíneos, hemorragias, tumores o cualquier órgano del cuerpo, lo que le hace muy útil para diagnosticar algunas enfermedades en sus etapas iniciales.

Ventajas de la TAC

  • Produce imágenes en múltiples planos y con muy buena resolución.
  • Se pueden valorar ciertas alteraciones que no podríamos con otros medios, como con una radiografía digital.
  • No causa dolor ni molestias.
  • El procedimiento no es muy largo. Puede durar de 5 a 30 minutos.

Inconvenientes de la TAC

  • Expone al paciente a mayor radiación que con las radiografías convencionales, ya que es como hacer muchas radiografías a la vez y desde los distintos ángulos.
  • Se encuentra contraindicada en pacientes embarazadas.
  • El equipo emite una serie de ruidos y de movimientos que pueden ser molestos.
  • En algunas ocasiones, es necesario inyectar una sustancia de contraste al paciente para visualizar mas fácilmente la zona a estudiar, con los inconvenientes que ello puede ocasionar, por ejemplo de las alergias a la sustancia inyectada.

Contraindicaciones

  • Es recomendable no someter a exploraciones radiológicas a menores de 18 años.
  • Las mujeres embarazadas no deben realizarse esta exploración.
  • Algunas veces, algunos enfermos con alteraciones motoras no pueden realizarse un TAC, por la imposibilidad de estarse quietos.

Preparación del Paciente

  • El paciente puede tomar su medicación habitual y no necesita estar en ayunas, salvo que el médico le indique lo contrario, a veces por la necesidad de realizar la exploración con la ayuda de una sustancia de contraste, o bien debido a que se trate de un examen pélvico o abdominal, en cuyo caso deberá permanecer en ayunas durante 4 a 6 horas, antes del examen, para evitar contenido intestinal.
  • Conviene que el paciente evacue el contenido intestinal antes de hacerse la exploración.
  • Se informara al paciente detalladamente de todo el proceso, asegurándose de que lo entiende y resolviendo sus dudas.
  • Se le harán una serie de preguntas para obtener información  de su estado general y valorar si presenta signos de ansiedad.
  • Se comprobara si tiene autonomía de movimientos y su grado de colaboración.
  • El personal se informara de si ha sido sometido a cirugías y si es portador de algún implante.
  • El paciente depositará la ropa, así como los objetos metálicos en el área de preparación.
  • Se introducirá al paciente en el gantry, indicándole que tiene comunicación directa con la sala de imágenes, por si necesita algo.
  • Al paciente se le sujeta la cabeza a la mesa para que se mantenga quieto cuando la maquina se vaya deslizando.
  • Se observara al paciente durante toda la exploración.