Resonancia Magnética

¿Qué es la resonancia magnética?
La Imagen por Resonancia Magnética (IRM), o Magnetic Resonante Imaging (MRI) en inglés, es una exploración diagnóstica que se empezó a utilizar en forma generalizada a principios de los años 80 y es una técnica que permite obtener imágenes del organismo de forma incruenta (no invasiva) sin emitir radiación ionizante y en cualquier plano del espacio.
Posee la capacidad de diferenciar mejor que otras pruebas de radiología la mayor parte de las estructuras anatómicas. Puede ser necesario el uso de contraste paramagnético, como el gadolinio, el cual raramente provoca reacciones adversas.
La obtención de las imágenes se consigue mediante la estimulación de los átomos de hidrógeno (H) del organismo por la acción de un gran campo electromagnético con un efecto imán de 1,5 Tesla (equivalentes a 15 mil veces el campo magnético de la tierra).
Este imán atrae a los protones que están contenidos en los átomos de los tejidos, que se alinearán  con el campo magnético, con una orientación Norte-Sur, luego se aplican pulsos de ondas de radiofrecuencia y, cuando se interrumpe el pulso, los protones vuelven a su posición original de relajación, liberando en ese momento energía y emitiendo señales de radio que son captadas por un receptor o bobina de superficie y analizados por un ordenador que las transformará en imágenes (cada tejido produce una señal diferente).
Con Resonancia Magnética las imágenes se realizan mediante cortes en tres planos del espacio: axial, coronal y sagital, sin necesidad de que el paciente cambie su posición.

¿Quién no puede realizarse esta técnica?
Actualmente la única contraindicación absoluta son los pacientes portadores de marcapasos cardiaco y de otros tipos de implantes normalizadores del ritmo cardíaco.
Si usted posee algún tipo de implante metálico o prótesis de algún tejido u órgano (ej. clips en vasos cerebrales, stent coronarios, prótesis de rodilla o cadera, válvulas metálicas cardiacas, etc.) debe consultar previamente al estudio; pero casi todos estos implantes son de materiales no imantables que permiten realizarla.
Un caso especial es el embarazo. Habitualmente se intenta diferir la resonancia hasta que finalice, pero si es necesario se hará a partir del segundo trimestre. Durante el primer trimestre no se realiza, a no ser que sea estrictamente necesario para preservar la salud de las madres, sin que se haya demostrado que existe un riesgo aumentado de malformaciones o abortos.

¿Cómo se realiza una IRM?
El aparato de IRM estará en un lugar que está aislado de todo tipo de campos magnéticos exteriores.
El paciente permanece acostado en una camilla, y ésta se desliza dentro del tubo que genera el campo magnético. Según la región a estudiar se adaptan al cuerpo del paciente bobinas, que ayudan a captar mejor y mas ajustadamente en esa zona, las ondas de radiofrecuencia. Es incruento y no invasivo para el paciente.
Habitualmente cada región estudiada, implica la obtención de imágenes en dos tiempos diferentes de relajación de los protones que se denominan tiempo T1 y T2, en plano axial, coronal y sagital y que según el tiempo de relajación que se desea registrar insumirá de 2 a 15 minutos, por secuencia. No cabe aquí explayar la explicación de otras múltiples técnicas que se utilizan, que son mas complejas aunque de uso frecuente.

¿Qué inconvenientes pueden surgir durante la exploración?
El paciente debe permanecer inmóvil durante la mayor parte del tiempo, de modo que si padece alguna afección que no le permite estar quieto y/o padece de temblores involuntarios, el estudio se realiza bajo anestesia mínima.
Los niños que por su incapacidad de compresión y el miedo que despierta estando enfermos enfrentar este estudio, se realiza también bajo anestesia mínima o sedación.
El problema principal es la claustrofobia (sentimiento de estar encerrado), de igual manera se recurre a la anestesia.
Nuestro servicio posee un equipo de anestesiólogos entrenados para trabajar en esta área dándole al paciente confort y la seguridad que necesitan, facilitando el trabajo del técnico.

Tipos de IRM

  • RM cráneo y encéfalo. Angiorresonancia de vasos intracraneales, difusión cerebral, Espectroscopia, Estudio de perfusión cerebral.
  • RM de oído, hipófisis, orbita
  • RM de articulación temporomandibular (ATM)
  • RM de cuello. Angiorresonancia de vasos de cuello (art. Carótidas y vertebrales).
  • RM de miembros superiores e inferiores
  • RM de tórax, especialmente en el estudio de mediastino. Angiorresonancia de tórax (aorta y art. Pulmonares)
  • RM mamaria
  • RM abdominal
  • RM de las vías biliares (colangiorresonancia)
  • RM de vias urinarias (uroresonancia)
  • Rma de vasos intraabdominales
  • RM de medula espinal y columna vertebral
  • RM musculoesqueletica, estudio de músculos y articulaciones (incluye artrorresonancia)

¿Cómo se realiza el estudio?
Habitualmente se desviste al paciente y se le coloca una bata para la exploración.
Deberá desprenderse de todo objeto metálico que lleve puesto, tarjetas de crédito, reloj, llaves, monedas, alhajas, hebillas, etc.
Estará colocado en una camilla que se mueve hacia delante y atrás. El tubo de RM tiene una apertura cilíndrica en su centro que es donde quedará introducido el paciente.    Algunos modelos de resonadores son abiertos para evitar la claustrofobia pero hasta la actualidad, no superan la calidad de las imágenes obtenidas con equipos cerrados.
Según la potencia del aparato la exploración durará desde unos minutos hasta unos 30-40 min, o 60 min. Durante la misma se oye un ruido en forma de pulsos, que son producidos por el campo magnético.
Es importante que el paciente permanezca completamente inmóvil para obtener buenas imágenes.
En algunas exploraciones se necesitará inyectar un contraste en una vena durante la exploración. En los casos en que sea necesario el uso de contraste endovenoso o sedación, se le pedirá que firme una hoja de consentimiento informado. Una vez finalizada la exploración puede retomar a sus actividades cotidianas sin que existan efectos secundarios.

¿Qué preparación es necesaria?
En general no es necesaria preparación alguna, pudiendo tomar su medicación habitual previa a la IRM. Si es preciso que esté en ayunas se lo comunicarán al darle la citación.
Conviene antes de empezar el estudio que realice sus necesidades fisiológicas para no tener ganas durante el examen, con excepción de que se necesite la vejiga llena para su estudio.
No debe llevarse objetos en ninguna parte del cuerpo, inclusive aparatos dentales móviles.